Hacerse ciudadano ¿cuáles son las ventajas?

Cuando me hice residente de Estados Unidos, sentí que había alcanzado la meta más importante. Fue un proceso estresante y no quiero volver a vérmelas con inmigración. Entrar al USCIS es como hacerse una cirugía: nadie te garantiza que vas a salir. ¿Y ahora, la ciudadanía? La perspectiva de un nuevo proceso, de que vuelvan a sacar la lupa, de estudiar la constitución y jugármelo todo a una moneda no me seduce. ¡Y lo que cuesta! Gasté miles de dólares en la residencia, y eso duele más que las vacunas.

Sigue leyendo

Clarisse Céspedes